Carta a los lectores

Pablo Cervera Barranco

Editorial por Pablo Cervera Barranco

Querida familia Magnificat:

El agradecimiento no suele ser actitud de nuestra época. Pero no se trata solo de una cuestión de educación, el tema es más profundo. Vivimos la época de los derechos: los dere­chos humanos, los derechos laborales, los derechos… Esto nos lleva a exigir todo. Todo lo merecemos porque es nues­tro derecho. Esta actitud antropológica hace olvidar que, en el fondo y por el contrario, todo es don antes que derecho o merecimiento. Si experimentáramos nuestra vida fami­liar, social y laboral como don, otro gallo nos cantaría. El refrán dice con razón: «De bien nacidos es ser agradecidos». Una de mis abuelas, con fino sentido del humor, añadía: «El agradecimiento es fuente de nuevos beneficios». Por lo tanto, hasta nos compensa ser agradecidos, pues los demás agradecen esa actitud y vuelven a volcarse sobre nosotros.

Esta pequeña digresión sobre un tema tan básico viene al caso en este momento para Magnificat. Acabamos de cumplir nuestros quince años de existencia y lo menos que podemos hacer es dar gracias. A Dios y a todos vosotros, a todos los colaboradores y profesionales. Porque de bien nacidos es ser agradecidos, porque no merecíamos todo esto, porque queremos que este agradecimiento sea fuente de nuevos beneficios. ¡Gloria a Dios en el cielo y en la tierra… te alabamos, te bendecimos, te damos gracias, Señor, Dios, Rey celestial!

Con mi bendición y cordial felicitación navideña para todos.

En Jesús y María,