El comentario de la portada

¡Ojalá rasgaras los cielos y descendieras! por Pierre-Marie Dumont

A comienzos del siglo VIII, toda España pasa a estar bajo la dominación islámica. ¿Toda? No, porque los cristianos atrincherados en cuevas inaccesibles en el corazón de los Picos de Europa se niegan a someterse. Sin embargo, los métodos de represión utilizados por los invasores quitan todo deseo de oposición. En 722, unos aguerridos resistentes prestan el famoso juramento de Covadonga: «Ningún español descansará mientras los moros tengan una pizca de la Península Ibérica, aunque sea del tamaño del hueso de una aceituna». Y fundan el Reino de Asturias, desde donde comenzará la Reconquista.

En este contexto, el Apocalipsis de san Juan se convierte en la garantía de la esperanza humana y cristiana. Nadie tiene duda de que es protagonista de las revelaciones divinas realizadas en la historia: ¿no es el islam la bestia inmunda surgida del mar? A este pequeño resto de testigos de Cristo en las tierras de España, el último libro de la Biblia les asegura el final del combate: Cristo volverá en gloria para coronar la victoria de las fuerzas del bien e inaugurar en la tierra un reinado de mil años de paz.

La ilustración de la cubierta de este mes fue pintada en el corazón del reducido pueblo cristiano, en 1047, para consolidar su espíritu de resistencia. Su estilo hace una síntesis muy original entre las influencias visigóticas y romanas, pero también árabes y coptas. Picasso estuvo fascinado por este arte ingenuamente estilizado, y se inspirará en él especialmente en su gran fresco apocalíptico, El Guernica. Aquí, sobre un fondo de tres bandas de sangre y oro, se representa la parusía de Cristo: He aquí que viene sobre las nubes, todo ojo lo verá… ¡Sí! ¡Amén! (Ap 1,7). En los cielos, cuatro ángeles se preparan para reunir a los elegidos de los cuatro vientos, es decir, de los cuatro puntos cardinales. Abajo, en una tierra enrojecida por la sangre, se alegran los mártires, los elegidos que han pasado la gran prueba:

¡Bendito el que viene, Cristo, el Rey del universo! ¡Paz en la tierra y gloria a Dios en lo alto del cielo!  

 

Pierre-Marie Dumont

[Traducido del original francés por Pablo Cervera Barranco]

Cristo portando el Libro de la Vida, miniatura del Comentario al Apocalipsis del beato Facundo de León (1047), Biblioteca nacional de España, Madrid.

© Bridgeman Images.